RAIGAMBRE

Revista Cultural Hispánica

sábado, 22 de junio de 2013

ANOTACIONES PARA SALVADOR SOSTRES

Reputado e iletrado endófobo:   
El otro día, por accidente, vi un poco de una de esas soporíferas tertulias en las que su merced participa, buscando una cosa de Jorge Verstrynge, ese pesado niño traumatizado en un cuerpo de viejo enclenque que no sabe ya cómo va a llamar la atención. Y resulta que estaba usted en Intereconomía, porque hace poco, el “centro reformista”, es decir, la cobarde, miserable y prostituta derecha liberal de toda la vida, lo ha convertido en uno de sus intelectuales de cabecera. Se ve que no da para más. Y encima, según tengo entendido, vd. va de pijo presumido y sobrado por la vida… Desde luego, sí que hay que tener el ego subido y el optimismo a prueba de bombas. De todas formas, vamos al turrón:
Le escuché decir que en América, los que tenían suerte nacían al norte y los que tenían mala suerte nacían en el sur, y que todo era producto de que los españoles fuimos unos muy malos colonizadores que deberíamos sentir vergüenza por lo que hicimos, mientras que en el norte, los puritanos responsables hicieron un gran país libre. Dicha barrabasada no es sino una ramplona evolución del pangermanismo racistoide del siglo XIX y que siguen ladrando los intelectuales de la mentada derechita, tales como César Vidal, Federico Jiménez Losantos, y demás ralea de cuyo nombre no quiero acordarme, por lo que me permito el lujo de citarle mi artículo:

DE LO QUE NO SE ENTERAN PÉREZ-REVERTE Y DEMÁS LIBERALES, JACOBINOS Y ETCÉTERA

Creo que Miguel Durán le contestó básicamente bien, exponiéndole que, para entender a día de hoy las diferencias entre las Américas, entre otras cosas, habría que analizar las diferencias en los respectivos procesos de independencia. Y es que en Estados Unidos no ha habido rupturismo con el pasado. Por eso mismo, por su tan chirriante ignorancia (como la de tantos otros periodistas sectarios) es obvio que vuacé no tiene ni la más remota idea de la situación social, política y económica de los Estados Unidos, que es un desastre desde hace tiempo y recuerda peligrosamente al crack de 1929. De todas formas, esta nación no fue colonizada sólo por puritanos anglosajones, pues más de la mitad del actual territorio de las barras y las estrellas fue colonizada por españoles, cosa que los norteamericanos recuerdan más y mejor que en España. En Alabama, Florida, Nuevo México, California, Luisiana -ésta última mayormente colonizada por franceses- o en el desfile de la independencia verá usted clara las referencias. La colonización española no llegó al Río Grande, sino a Alaska. Pero usted qué va a saber… De todas maneras, todavía le pesa su nacionalismo burgués y que, al igual que los señoritos de la Generación del 98 y el Regeneracionismo, no hace nada por intentar analizar la realidad con espíritu constructivo y sí cae en el complejo de inferioridad barato que el liberalismo nos inoculó no sin ayuda de buena parte de la ilustración. Pero al menos aquéllos tenían un nivel.

Por otra parte, yo no sé si usted tiene antepasados conquistadores o colonizadores, pero quienes más tienen son los hispanoamericanos, que, como los angloamericanos, son sus descendientes directos, al igual que de las posteriores oleadas migratorias; en cambio, peninsulares e isleños mayormente descendemos de gente que se quedó en su tierra. La gran mayoría de mis antepasados fueron campesinos que jamás salieron de Andalucía, y a mucha honra. Así que su discursito, tan parecido al progre, no se sostiene por ningún lado.

No le escribo porque me parezca importante su persona, ya que si la cara es el espejo del alma, la suya se parece peligrosamente a un trasero, y podría usted pasar por el que le quitó la cartera al hombre lobo o por el que le hacía los mandados a Drácula. Lo que sí me parece peligroso es la repercusión mediática de todos estos circos donde menos debatir y aprender se hace de todo. No hay que callar más ante sus burradas. No sólo apoyan un sistema cleptómano y oligárquico que nos deja a los españoles sin patria, sino que vociferando tanta Leyenda Negra, son los máximos artífices ideológicos de ese chavismo que tanto dicen criticar, demostrando que están unidos en muchas cosas, por ejemplo en la hispanofobia rampante. Del liberalismo a la extrema izquierda el discurso es aburridamente parejo, “consenso” que le llaman. Y así, nos convierte a los españoles en América en un blanco perfecto. Por lo visto, quieren que nos pase como a los pieds-noirs en Argelia o como a los boers en Sudáfrica. Y no me extraña, dado su espíritu vil y canallesco, inclinado a defender los peores crímenes y a disfrazarlos con la más abyecta palabrería. Pero créame: El pseudo-imperio anglosionista tiene sus días contados, y el descrédito de sus lacayos aumenta. Lo mismo que vd. utiliza, un día se le volverá en contra. Hay más días que ollas y torres más altas han caído.

Atentamente, un español lejos de su tierra y verdaderamente indignado que combatirá todo lo que vd. malamente representa hasta que  Dios disponga.
 


Antonio Moreno Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada