RAIGAMBRE

Revista Cultural Hispánica

miércoles, 7 de agosto de 2013

¿DE VERDAD QUEREMOS RECUPERAR GIBRALTAR?






Por Antonio Moreno Ruiz 


Gibraltar fue invadido a principios del siglo XVIII, siendo su nativa población exterminada (yendo los pocos supervivientes gibraltareños a fundar el pueblo de San Roque). Fue invadido, en contra de lo que le gustaría a no poco romanticismo austracista que se da en las más variadas corrientes ideológicas (*)... Bueno eso, que fue invadido gracias a un irresponsable y usurpador archiduque que no respetó el testamento de Carlos II, y que entró en la Península con holandeses (Que se dedicaron a violar monjas en El Puerto de Santa María) e ingleses, nuestros peores enemigos hasta entonces. La plaza se rindió a nombre del Archiduque, nunca a nombre del imperio británico. Pero ya saben cómo se las gastan los ingleses, marcando tendencia con estilo pirata.

Con Carlos III, estuvo a punto de recuperarse lo que Vázquez de Mella llamó con harta razón el mayor punto estratégico del planeta. A partir de Carlos IV, la política exterior española se fue convirtiendo en un auténtico desastre, y así ha sido hasta hoy salvando quizá el paréntesis de Franco, el cual tampoco tuvo nunca mucho margen de maniobra.

Sea como fuere, está claro que al imperio británico le duele el cierre de la verja. No pueden hacer mucho ante la ONU y la "opinión internacional". Es demasiado escandaloso. Pero claro, ellos son los papaítos de los yanquis y eso siempre viste y pesa. Está claro que Yanquilandia, Su Majestad que me harto de reír, Franchutia y Tulipania pueden tener colonias. En cambio, a España y a Portugal le vedaron el tener provincias ultramarinas. Igualdad, democracia... Sí, ya nos sabemos el cuento...

¿Pero de veras queremos recuperar Gibraltar? Ésa es la cuestión. Porque si la respuesta es sí, es señal de que somos gente de bien y de que debemos tomarnos el tema en serio. Parece que el ministro Margallo ahora quiere apretar las tuercas... Después de políticas desastrosas que se iniciaron con Felipe, que continuaron con Aznar y todos sus anglófilos cortesanos y que, para variar, remató la faena Zapatero. Pues con todo lo que quiera Margallo, en absoluto es suficiente. Hay que empezar por cerrar la verja a cal y canto. Gibraltar es una usurpación hecha para el contrabando (A lo que se añade el narcotráfico), para fastidiar política y económicamente a España, y con eso no hay negocio que valga. Desde hace mucho no se toman en serio el obsoleto e injusto tratado de Utrecht. Continúan la invasión de la patria a través de la bahía de Algeciras, llegando con sus turbios y sucios negocios hasta la Costa del Sol. Es el mismo estilo pirata empleado en Malvinas, Belice, Guayana y todas las islitas caribeñas que tienen como paraísos fiscales. Así es eso que encima llaman libre mercado... Por ello, todos los sinvergüenzas que tengan negocios allí y que fueron legitimados del PP a Moratinos deben perder la nacionalidad española ipso facto. Asimismo, a ver cuándo comprendemos que en el marco de la Unión Europea jamás volveremos a recuperar nuestra tierra. Teniendo por arriba a Francia y por abajo a Marruecos, con la espina británica ahí clavada, jamás podremos tener una política exterior como Dios manda.

España debe abandonar ya ese engendro burocrático europeísta que no cuesta más que disgustos. España debe formar una alianza diplomática, militar y económica con Portugal y con Hispanoamérica para así establecer una efectiva comunidad iberoamericana que desbanque a la Commonwealth. España, por cuestiones de espíritu y hasta de "raza", debe dar preferencia y debe aproximarse a pueblos como Italia, Grecia o Irlanda, y formar su propia alianza en Europa, sin dejar de mirarse en el espejo del valiente y digno pueblo húngaro. España debe luchar decididamente contra el imperialismo marroquí que amenaza su territorialidad norteafricana e invade y masacra el Sáhara, y encima es beneficiado por la Unión Europea y los Estados Unidos; a la par que debe tener una política de defensa seria, y no seguir teniendo al ejército hecho un desastre, cosa que viene especialmente por la obra y gracia de Aznar y Trillo. España, asimismo, debe aproximarse a Rusia y ayudar a que el Viejo Continente se encuentre con su hermano del Oriente frente a las embestidas anglosionistas que favorecen al expansionismo otomano así como al wahabismo saudita.

Vamos a hablar claro y a actuar. Vamos a proponer y a trabajar. No seamos la última generación de españoles sino los artífices de un renacimiento. Gibraltar siempre español. Y a luchar de verdad contra los enemigos, aunque tengamos en cuenta que no hay peor enemigo que la traición interna y las divisiones estúpidas, y de eso por desgracia está lleno nuestro país.




En la foto superior: El valiente abogado y activista sevillano Ángel Luis Bordas, entregando la bandera pirata al jefe de los colonos invasores y lacayo del imperio británico.

Se puede ver el vídeo pulsando el enlace: Picardo bandera pirata

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada