RAIGAMBRE

Revista Cultural Hispánica

domingo, 4 de mayo de 2014

DON DIABLO Y RICARDO MARTÍN



Por Antonio Moreno Ruiz 


Don Diablo y Ricardo Martín son dos chicos que no se aceptan a sí mismos.

Don Diablo es hijo de un torero castizo, mujeriego y aburguesado, y de una actriz italiana. Criado en la abundancia y el pijerío más pedantorro; sin embargo, le dijo a Jesús Quintero en una entrevista que era de izquierdas “por carácter”. ¡No sabíamos que existiese tal cosa! Pero bueno, él lo vale, y claro, amén de fascinarle la Cuba castrista y los actores porno, si en una rueda de prensa le preguntan si le gusta la comida peruana, se mosquea y dice que por supuesto que la conoce, gracias a su asistenta. Y es que suponemos que a Don Diablo no le gusta que le pregunten por esas nimiedades que él tan bien conoce por eso de la multiculturalidad; no, claro, a él le gustaría que le preguntasen sobre filosofía y letras. Con todo lo que entiende…

No le gusta su condición de hombre y, para compensar, está con todo lo que se mueve.

Ya de jovencito apuntaba maneras, pues Miguelito Bosé, con su canción “Don Diablo”, amén de esparcir una letra directamente satánica, al final era rodeado por niños que le clavaban tridentes en las posaderas.

Ricardo Martín se hace llamar “Ricky Martin”. Es boricua, pero claro, con nombre gringo, vende más. Y como no se acepta a sí mismo, prefiere ser anglo y no hispano. Aunque eso sí, se declara castrista, chavista y socialista. Y lo que haga falta.

Pocas personas puede haber en este mundo que vivan en mayor opulencia. Empero, a él no le gusta su condición, ni social ni masculina, y se cree, como Don Diablo, un perseguido, por lo que siempre está reclamando y cualquiera que no esté de acuerdo con la poderosa presión homosexualista, subvencionada por Estados Unidos y Europa, recibirá sus dialécticos latigazos.

El gobierno español premia tanto esta opresión que le dio la nacionalidad (*), mientras que nos está negando la seguridad social a los que no hemos tenido más remedio que emigrar.

Y bueno, como ambos no se aceptan a sí mismos, acaban por no aceptar a los demás. Por eso no valoran a la mujer ni a la maternidad, y contratan a dos señoritas para que le paran sus caprichitos. Al igual que el modisto misógino busca a la mujer anoréxica porque le recuerda a un idealizado efebo, o determinado director de cine que afea a la mujer, caracterizándola así para humillarla, en esta línea, Don Diablo y Ricardo consideran que la mujer no es más que una vaca que le puede parir terneros a placer. Como no pueden tener hijos ni por delante ni por detrás con los suyos, así creen desafiar a la naturaleza y le pierden el respeto y el cariño que se debe a las artífices de la vida.

En fin, Don Diablo y Ricardo Martín son vivos ejemplos de ese mundo tan tolerante, desarrollado y civilizado en el que vivimos. Y como decía Don José María Del Nido Benavente, lo mejor está por llegar…





(*) El 29 de marzo de 2010 Martin hizo pública su homosexualidad a través de Twitter, enlazando a una masiva reproducida en su página web oficial.9 10 Además, Ricky Martin tiene dos hijos gemelos, Valentino y Matteo, los cuales fueron concebidos a través de inseminación artificial y posteriormente implantados en un vientre de alquiler.11 Desde que hizo pública su homosexualidad, Martin ha recibido críticas por parte de la iglesia; el cardenal puertorriqueño Luis Aponte Martínez ha pedido al cantante que promueva los "valores tradicionales y no sólo el sexo".12

El 4 de noviembre de 2011, el gobierno de España, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, le concede la nacionalidad española, con base a que tiene familiares españoles y un domicilio en Madrid. Según reconoció el cantante, con la ciudadanía pretende casarse en España para reconocer el trabajo del gobierno de Zapatero en defensa de los derechos de los homosexuales.13


Ricky Martin - Wikipedia, la enciclopedia libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada